Archivos de la categoría ‘Sin categoría’

450px-1960s_montageLa década de 1960, fue de revolución y cambios a nivel mundial. Años enmarcados por la Guerra fría, la Crisis de los misiles, la Guerra de Vietnam y la lucha por los derechos y la igualdad. Hombres y mujeres vivieron una verdadera revolución a nivel social, político, cultural y moral.

Los principales hechos de esta época fueron:

  • Guerra de Vietnam
  • Primavera de Praga
  • Mayo Frances
  • Segunda ola del Movimiento feminista
  • John F. Kennedy es electo presidente de Estados Unidos en 1961, dos años después sería asesinado
  • Construcción del muro de Berlín
  • Se celebra el Concilio Vaticano II
  • Nelson Mandela es llevado a la cárcel
  • Los Beatles se toman el mundo musical
  • Martin Luther King empieza su movimiento por los derechos civiles, en 1968 sería asesinado
  • Asesinan a Malcom X, activista afroamericano
  • Golpe de Estado y comienzo de la dictadura en Argentina
  • En Bolivia es asesinado el Che Guevara
  • Revolución cultural del proletariado en China dirigida por Mao Zedong
  • Primer trasplante de corazón
  • Richard Nixon se posesiona como presidente de los Estados Unidos en 1969
  • Se lleva a cabo el Festival de música Woodstock
  • Aparece el movimiento social y cultural antiguerra de los llamados Hippies
  • Inicio del Boom latinoamericano
  • El hombre llega a la luna
  • Matanza de Tlatelolco en México
  • Revolución en Libia encabezada por Gadafi
  • En la música aparecen grupos fundamentales para la historia: The Rolling Stones, Led Zeppeling, Pink Floyd, The Who, entre otros.

anos_60

Referencias:

 

Anuncios

Arte en la Tercera Corriente

Publicado: 19 julio, 2016 en Sin categoría

En la década de los 60 nos encontramos con la maduración de las vanguardias más importantes del siglo como el cubismo, el Surrealismo y el Dada, que evolucionan en torno a otros temas y teniendo en cuenta el efecto que los conflictos a nivel mundial han suscitado en el alma de los artistas.

Surge entonces el expresionismos abstracto, el Pop Art, el Minimalismo y muchas otras variantes del arte conceptual que traen consigo una nueva conciencia del arte acorde con las necesidades de esta revolucionada época.

0-through-9 Jasper Johns

Jasper Johns – Sin titulo

 

50 cuadros abstractos que a dos metros se convierten en tres Lenines disfrazados de chino y a seis metros forman la cabeza de un tigre real

Salvador Dali

50 cuadros abstractos que a dos metros se convierten en tres Lenines disfrazados de chino y a seis metros forman la cabeza de un tigre real.

1960

El concilio ecumenico 1960

Salvador Dali – El concilio ecumenico 1960

el-hijo-del-hombre-1964-renc3a9-magritte

René Magritte El hijo del hombre- 1964

flames-1961 Johannes Itten

Johannes Itten- flames-1961

GALACIDALACIDESOXIRIBUNUCLEICACID 1963

Salvador Dali- GALACIDALACIDESOXIRIBUNUCLEICACID 1963

Man in a Bowler Hat 1964

René Magritte – Man in a Bowler Hat 1964

Mujer con espejo 1963 Picasso

Pablo Picasso – Mujer con espejo 1963

Mujer desnuda acostada. 1964 Picasso

Pabo Picasso- Mujer desnuda acostada. 1964

Rauschenberg

Robert Rauschenberg sin titulo 1961

Robert Rauschenberg Express 1963

 

 

Robert Rauschenberg – Express 1963

 

Gunther Schuller nació en New York el 22 de noviembre de 1925 y murió en la madruga del 21 de junio de 2015 en el hospital de Boston con el Himno a la alegría de Beethoven de fondo.thirdstream_0

Proveniente de un hogar de inmigrantes alemanes, creció rodeado por los acordes de violín de su padre quien se desempeñaba como músico de la orquesta filarmónica de New York.

Estudio en Saint Thomas School Choir y en Escuela de música de Manhattan. Su carrera profesional la desempeñó en  Orquesta Sinfónica de Cincinnati, en la Metropolitan Opera de Nueva York, en el Noneto de Miles Davis, la orquesta faro del cool jazz. Como profesor trabajo en  en la Escuela de música de Manhattan,  en la Escuela de jazz de Lenox , en la Escuela de música de  de Yales y dirigió el Conservatorio New England de Boston. Compuso numerosaGunther-1024x749s obras para orquestas, música de camara y operas. Miembro de la Academía de Artes y Letras desde 1967 y uno de los fundadores del movimiento Third Stream.

Falleció a los 89 años en Boston.

 

 

John Lewis fue pianista, compositor y arreglista. Nació en Illinois en el año de 1920, comenzó con el piano de manera aficionada hasta su encuentro con john-lewisel trompetista Hot Lips Page quien en el año de 1945 lo impulsaría a la tomar su talento musical de forma profesional.

En su trayectoria artística se le relacionó con grandes nombres del jazz como:  Dizzy Gillespie,  Charlie Parker ,  Ella Fitzgerald,  Miles Davis, Lester Young,  Zoot Sims, J.J. Johnson, Milt Jackson y Gunther Schuller .

En 1951 funda junto a   Ray Brown y Kenny Clarke el  Modern Jazz Quartet agrupación de gran renombre para el mundo de jazz y para el recién inaugurado Third Stream.

Jhon Lewis es importante para la Tercera Corriente ya que fue uno de los creadores de “Jazz and Classic Music Society” agrupación que llevo a este movimiento al máximo nivel de calidad.

 

EL NACIMIENTO DEL THIRD STREAM

En 1957 se graba en Columbia uno de los álbumes insignia del Third Stream. ¨ Music for Brass¨ representa la esencia y el espíritu real de este 200x200-000000-80-0-0movimiento musical.

La orquesta responsable de Music for Brass contaba en sus filas con el gran Miles Davis,  Gunther Schuller, John Lewis, Jimmy Giuffre y J.J. Johnson, Joe Wilder; Dimitri Mitropoulos fue el encargado de conducir la orquesta de la mano del gran Schuller.

 

CONCIERTO:

 

Gunther Schuller – Variants on a Theme of John Lewis (Django)

Jazz abstractions – Piece for Guitar and Strings (John Lewis and Gunther Schuller)

MUSIC FOR BRASS: 1956 Miles Davis, Gunther Schuller, John Lewis, Jimmy Giuffre

John Lewis & The Modern Jazz Society – Django

 

El Third Stream nos presenta un sonido multicultural, fuerte y emocionante que permite el acercamiento al lamento del jazz bajo la improvisación y los sonidos fuertes del contrabajo y la batería unido con la grandeza de la sonido clásico europeo que con sus elementos logran que este experimento musical transite por una variada gama de emociones. La tercera corriente fue la prueba máxima del poder transformador del arte en medio de una época congestionada por problemas sociales y por la lucha de los derechos civiles; la mezcla de razas, tradiciones y contextos se da de manera maravillosa en el Third Stream mostrándonos que la diferencia construye y dignifica.

 

third_streamThird Stream fue un movimiento musical que emergió dentro del genero del jazz durante los años 50 en un intento por fusionarlo con la música clásica.

La unión de estos dos mundos musicales puso a soñar a los músicos con un sin fin de oportunidades creativas para explorar por medio de las cualidades y virtudes que poseían estos dos géneros.

Los primeros esbozos del Third Stream aparecen con Rhapsody In Blue de Georfe Gershwin en el año 1924 seguido por Woody Herman con la adaptación en 1946 de Ebony Concerto de Igor Stravinsky y City of glases de Bo|b Graettinger  en manos de Stan Kenton en 1948 sin embargo no es hasta finales de 1950 que se encuentra el verdadero sonido del Third Stream.

Los hombres del jazz vieron en esta variante musical la oportunidad de ingresar en un nuevo espectro sonoro al mezclar sus composiciones y la improvisación característica del jazz con las formas clásicas de la música de Europa. Fue así como la fuga, el atonalismo, el concerto grosso y la orquestación empieza a formar parte del mundo del jazz.

El desarrollo del Third Stream se llevo a cabo gracias al talento y visión varios músicos involucrados en el proyecto, entre ellos David Baker Violonchelista y trompetista, Bob Graettinger saxofonista, John Aron Lewis pianista y compositor, Ran Blake pianista, J.J. Johnson trombonista y compositor y  por último peor no menos importante Gunther Schuller solista de trompa, compositor y arreglista quien también fue el responsable de acuñar el nombre del movimiento.

 

third_stream

Julio-Ramon-Ribeyro

Por: Juliana Saldaña Diaz

¨Las ciudades, como las personas o las cosas, tienen un olor particular, muchas veces una pestilencia.¨ [1]

La obra de Julio Ramón Ribeyro nos habla de una época, de una ciudad, de un país, de un continente, de la humanidad y sus despreciables costumbres ornamentadas por el dinero, la tecnología, la modernidad y las clases sociales.

Ribeyro escoge la ciudad de Lima y la forma en la cual ésta creció a mediados del siglo XX como marco de sus historias, sin embargo su prosa es tan universal como lo es la humanidad misma, pues esta ciudad es solo el escenario de la lucha del hombre por sobrevivir a la modernidad, a las masas, a lo que dicta la sociedad.

En estos relatos de Lima nos topamos con el mestizaje, la pobreza, la invasión, las apariencias y las diferencias de clase y raza que convergen en una idiosincrasia marcada por la Colonia y los estragos que esta hizo en el imaginario del pueblo latinoamericano.

La mutación y el cambio urbanístico y social, que se percibe en la obra de Ribeyro, nos enseñan el trasfondo más patético de la sociedad limeña y por ende del alma humana que se comporta más o menos igual en cualquier parte del mundo.

Los cambios que logran que la ciudad se convierta en una especie de extraña que regurgita sus habitantes hacia la periferia en busca de oportunidades también transforman a los seres que la habitan, vaciándolos por dentro y exponiendo las marcas que deja la pérdida de identidad cultural en pos del modernismo.

La escritura de Ribeyro se corresponde con la crisis que crea la aparición del desarrollo urbano que entró de golpe y se junto con el sistema agrario anticuado que operaba en el país.

Pero la capital se convirtió en la protagonista y victima de estos efectos: no sólo fue el crecimiento indiscriminado en sus límites y construcciones urbanas también la ciudad se encontró de un día para otro con la aparición del desplazamiento de la población rural, la misma que buscaba un espacio dentro de la modernidad: que prometía beneficios para todos.

Esto trajo consigo un crecimiento, voraz, desordenado y absurdo donde lo único que quedo claro fue la nueva pirámide que se estableció dentro de la sociedad Limeña con el surgimiento de nuevas clases sociales y la expansión de otras.

“Prácticamente la sociedad que yo describo es aquella que viví y observé entre los años 1940 y 1960. La época de mi adolescencia y primera juventud. La época en que Lima dejó de ser una pequeña ciudad para ir convirtiéndose en una gran urbe. La época de la emigración “salvaje” de campesinos hacia la capital y la aparición de las enormes barriadas. La época en que la clase media – burócratas, empleados, pequeños comerciantes, intelectuales, profesionales sin fortuna, etc.,- empieza a constituirse como clase social, sin renunciar a sus anhelos de promoción social ni a su temor de proletarizarse. La época de la dependencia, de la desesperanza, de la incertidumbre, del esfuerzo fallido, de la ilusión sin recompensa”[2]

Es ¨Gallinazos sin plumas¨ uno de los primeros cuentos de Julio Ramón Ribeyro donde queda plasmado el sello característico de su escritura, así como la narración objetiva de las miserias y penas habituales de los hombres comunes que luchan por sobrevivir en esa nueva y salvaje urbe que los margina y rechaza.

Ellos no son los únicos. En otros corralones, en otros suburbios alguien ha dado la voz de alarma y muchos se han levantado. Unos portan latas, otros cajas de cartón, a veces sólo basta un periódico viejo. Sin conocerse forman una especie de organización clandestina que tiene repartida toda la ciudad. Los hay que merodean por los edificios públicos, otros han elegido los parques o los muladares. Hasta los perros han adquirido sus hábitos, sus itinerarios, sabiamente aleccionados por la miseria…[3]

En Ribeyro y sus cuentos también descubrimos el sentir de las clases sociales frente al nuevo orden que se gesta en la ciudad y que cambia las progresiones naturales de sus entornos dando paso al arribismo de los nuevos ricos e incluso de los que siempre han sido pobres, lo que finalmente acentúa el marcado racismo y la desigualdad reinante en la época.

Los burgueses cada vez perdían más su estatus y riquezas y veían como la clase media se introducía en el lugar cómodo que antes ellos ocupaban, Ribeyro gracias a su abolengo familiar conoció esta situación de primera mano lo que le permitió plasmar en sus relatos la verdadera situaciones de unas y otras clases sociales en su ascenso o descenso en la sociedad limeña.

…A pesar de ser zambo y de llamarse López, quería parecerse cada vez menos a un zaguero de Alianza Lima y cada vez más a un rubio de Filadelfia. La vida se encargó de enseñarle que si quería triunfar en una ciudad colonial más valía saltar las etapas intermediarias y ser antes que un blanquito de acá un gringo de allá. Toda su tarea en los años que lo conocí consistió en deslopizarse y deszambarse lo más pronto posible y en americanizarse antes de que le cayera el huaico y lo convirtiera para siempre, digamos, en un portero de banco o en un chofer de colectivo. Tuvo que empezar por matar al peruano que había en él y por coger algo de cada gringo que conoció…[4]

La modernización y urbanización que se produjo en Lima en los años 50 y que retrata tan fielmente Ribeyro va más allá de la simple expansión o reorganización de una ciudad, el verdadero cambio se produce en el núcleo de las estructuras sociales, donde la clase burguesa heredera de la tradición de la colonia se encuentra con el crecimiento de la clase trabajadora, que invade lo que por derecho la primera cree que le pertenece y revoluciona un entorno social preestablecido.

Es de este conflicto donde nacen los personajes de clase media en los relatos de Ribeyro, esos que matizan su prosa y llenan de color los párrafos. Personajes reales llenos de miedos, envidias, sueños y tristezas. Pero también llenos de historias y experiencias, de lucha, trabajo y ganas por crecer dentro del monstruo que es la ciudad y la sociedad.

Antes de que Matías tuviera tiempo de emitir su opinión, el doctor Valencia había llamado al colegio, había hablado con el director, había abrazado por cuarta vez a su amigo y había partido como un celaje, sin quitarse siquiera el sombrero.

Durante unos minutos, Matías quedó pensativo, acariciando esa bella calva que hacía las delicias de los niños y el terror de las amas de casa. Con un gesto enérgico, impidió que su mujer intercala un comentario y, silenciosamente, se acercó al aparador, se sirvió del oporto reservado a las visitas y lo paladeó sin prisa, luego de haberlo observado contra luz de la farola.

-Todo esto no me sorprende -dijo al fin-. Un hombre de mi calidad no podía quedar sepultado en el olvido…[5]

Y es que en medio del caos de la modernización encontramos finalmente a esos hombres que tratan de salir ilesos, de rescatar su dignidad a costa de todo, de salir triunfantes en medio de la maquinaria del progreso. Estos hombres del mundo Riberyano nadan en medio de sus frustraciones, entre la condena social, entre el dictamen de un mundo que los excluye, luchan solo para sobrevivir un día más.

Finalmente encontramos la verdadera cara de la sociedad latinoamericana de mediados de siglo reflejada en los relatos de Ribeyro, una sociedad resquebrajada y sin rumbo, corroída por las manías que dejo la colonia y oxidada por los títulos y créditos que quieren ostentar algunos. Pero principalmente una sociedad desigual, injusta y discriminatoria que ha olvidado sus verdaderas raíces y que desprecia la pureza de su raza e incluso el mismo mestizaje bajo la bandera del tercer mundo. Es entonces Ribeyro un fiel testigo de la podredumbre del hombre latinoamericano y de la perdida de los valores fundamentales de la sociedad en pos del estatus, el dinero y la mal llamada modernización.

BIBLIOGRAFIA.

  • Ribeyro, Julio Ramón. Cuentos completos. Alfaguara. Madrid. 1998
  • Ribeyro, Julio Ramón, La caza sutil. Fernando Vidal bibliografía, Carlos Milla Batres Editor. Lima, 1976
  • Nae Hanashiro Ávila, “Todo cuesta cato”: Figuraciones del racismo en la narrativa de Julio Ramón Ribeyro. Facultad de letras y ciencias humanas, Pontificia Universidad Católica del Perú. 2011
  • Eva María Valero. La ciudad en la obra de Julio Ramón Ribeyro. Tesis doctoral Universidad de Alicante. 2001

[1] Ribeyro, Julio Ramón. Crónica de San Gabriel. Editorial Tusquets. Barcelona. 1983

[2] Ribeyro, Julio Ramón, La caza sutil. Fernando Vidal bibliografía, Carlos Milla Batres Editor. Lima, 1976.

[3] Ribeyro, Julio Ramón. Gallinazos sin plumas. Cuentos completos. Alfaguara. Madrid. 1998

[4] Ribeyro, Julio Ramón. Alienación. Cuentos completos. Alfaguara. Madrid. 1998

[5] Ribeyro, Julio Ramón. El profesor suplente. Cuentos completos. Alfaguara. Madrid. 1998

Julio Ramón Ribeyro, caricatura

DOS

–Sobre Dichos de Luder no hay declaraciones suyas. Además que es una obra muy poco difundida, ¿verdad?

–Bueno, puedo decirle por qué. Es que la mitad de la edición fue enviada a París como pago por los derechos de autor. Está allá todavía, la tengo guardada en un ropero. (Sonríe).

–500 ejemplares, ¿no?

–Sí, más o menos. No sé si fueron 500 o mil los ejemplares que se editaron. Sólo sé que me enviaron la mitad de los libros publicados.

–¿Cree usted que este libro es una evolución de Prosas apátridas o una disgregación de este libro?

–No, no tiene nada que ver con Prosas apátridas.

–Pero ambos tienen el tono pesimista, filosófico.

–Sí, puede ser. Pero, obviamente, que en Prosas apátridaslos textos son un poco más desarrollados, un poco más largos y, además, son mis propias reflexiones, directamente mías. Los textos de Dichos de Luder, en cambio, son réplicas, respuestas, afirmaciones, “dichos” por eso. Lo que pasa es que no he encontrado la fórmula que corresponde a lo que en francés se llama “propos” a esto o “les propos”. Hay una cantidad de libros de este tipo en Europa. Por ejemplo: Les propos de Valery, Les propos de Sartre, que son cosas muy breves que sus autores han dicho.

–¿Aforismos?

–No sólo aforismos. Pueden ser también chistes, observaciones originales, ocurrencias o paradojas. En el caso de Dichos de Luder hay cosas que yo he dicho y cosas que yo he escuchado a otros escritores, como Julio Cortázar o Pablo Neruda.

–Por otro lado, con el relato “Silvio en El Rosedal” ¿no cree usted que inicia otra etapa narrativa? Es decir, una etapa más reflexiva, más personal tal vez en donde deja usted los temas candentes de la primera época.

–Bueno, en el fondo los temas son de menos actualidad, es cierto, y más personales, más íntimos; no son como de los primeros cuentos. Digamos que en los primeros relatos, en su mayoría, si exceptuamos todos los primeros escritos en primera persona, son cuentos de temas en que hablo de otros personajes, de mí mismo no hablo…

–Esta misma tonalidad…

–Usted dirá que “Silvio en El Rosedal” está escrito en tercera persona pero Silvio es, más o menos, una representación, un delegado mío, yo soy una especie de Silvio en el fondo.

–¿Esto mismo va a continuar en La palabra del mudo,tomo cuatro?

–No, el tomo cuatro va a tener, va a constar de varias partes. (Breve silencio). Hay una serie de relatos como “Ausente por tiempo indefinido” en los cuales el personaje es un escritor. Y también hay una serie de relatos sobre el barrio miraflorino de Santa Cruz, un barrio en el que he vivido en mi infancia y juventud. Estos últimos cuentos son de varias vertientes, de varios estilos y hasta de varias épocas. Ya resulta un poco abusivo el título general de mis cuentos,La palabra del mudo, porque ya son otras cosas. Pero como para mantener este título en buena cuenta está bien. Porque originalmente –como lo digo en el prólogo del primer tomo–La palabra del mudo es la palabra de la gente que no tiene la posibilidad de expresarse. Mientras que ahora es mi voz, es la mía, se ha convertido en eso. La palabra del mudo,cuarto tomo, soy yo. El mudo que estaba callado y que, de pronto, habla y aparece con nuevos campos.

–Actualmente, ¿se está dedicando a escribir o a corregir?

–Paralelamente estoy escribiendo y corrigiendo. En especial sobre los años cuarenta en el barrio de Santa Cruz, sobre el Miraflores de esa década.

–Con respecto a tener temas más íntimos los críticos dicen que esto corresponde a la crisis del escritor, que ya no tiene otras perspectivas, que ya no tiene otras posibilidades de hablar.

–Es posible, yo no lo pongo en duda. Pero yo he creído siempre que el escritor verdaderamente genial es el que escribe no importa qué, olvidándose de sus propias experiencias, de su propia vida. Qué le puedo decir: sobre las cruzadas, sobre Platón, de algo que pasó en Afganistán o en Japón. Ese es el escritor verdaderamente épico, que inventa, que saca todo de la nada. Mientras que el tipo que está sacando cosas del interior, de su propia vida, de su propia experiencia, es un escritor lírico, menor, ¿no?, de menor peso, de menor envergadura, pero al…

–¿Pero…?

–Pero al mismo tiempo –como todo tiene su contraparte, como todo argumento tiene su contrargumento–hay grandes escritores que han tratado íntegramente sobre su propia vida, que es el caso de Proust. Efectivamente, Proust no ha hecho sino escribir sobre él mismo, desde la primera hasta la última línea.

–¿A qué libros se refería cuando decía haberse arrepentido de haberlos leído en su juventud? ¿A los bodoques de La comedia humana?

–No, a los de La comedia humana no, nunca. Me he arrepentido de haber leído a…

–¿A Thomas Mann?

–No, a Thomas Mann no. Creo que hablaba de Goethe, de lasNovelas de aprendizaje, que son realmente aburridísimas.

–Refiriéndonos a su escepticismo: ¿Cuándo se inició esto en usted? ¿Cuándo tomó conciencia de ello?

–La verdad, yo creo que a fuerza de preguntársemelo y decírsemelo yo he terminado por creerlo. (Risas). Bueno, escéptica es la persona que duda y que considera que es muy difícil llegar al conocimiento de la verdad. Si lo consideramos así, tal vez, yo sea un escéptico. Aunque hay personas mucho más rigurosas que, digamos, no creen en nada, en ese sentido no soy así, porque yo creo en algunas cosas.

–Pero duda siempre.

–Sí, sí. La duda siempre…

–¿Como don?

–No, como método. Un poco a la manera de Descartes.

–Muy racionalista, ¿no es cierto?

–Sí.

–¿Y quién es Ribeyro para usted?

–¿Ribeyro? Vaya qué difícil, qué pregunta. Esta es una buena pregunta, para esto tendría yo que acabar un libro, precisamente mi autobiografía que la vengo escribiendo desde hace algún tiempo. Tal vez sepa la respuesta al final, cuando termine el libro.

–¿No le parece que su silencio lo hace famoso?

–No, pero ha contribuido a ello.

–¿No crea usted un aura mítica?

–Es posible. Por eso es que no me conviene, si quiero mantener esa aura mítica, conceder entrevistas demasiado largas.

En esos momentos llega la fotógrafa, seguida de dos compañeras del diario. Julio Ramón dice: “Adelante, pasen” y luego me pregunta: “¿Quiénes son?”. Le explico que una de ellas es fotógrafa y las otras dos, admiradoras suyas. Julio Ramón se inquieta, sonríe y dice: “Lamentablemente yo tengo que hacer dentro de un ratito”. Lily Saldaña, la fotógrafa, me pide que abra las cortinas para algunas tomas de contraluz y, mientras voy tirando del cordón, le digo a Julio Ramón: “¿En qué estábamos?”. Mientras Lily sigue disparando, Julio Ramón dice: “Ah, estaba diciéndole que estoy, que me están privando de mi marginalidad y que están maltratando mi aura de hombre solitario, de hombre que no concede entrevistas. Puede ser, ah. Es la última vez…”.

–¿Es la única entrevista que ha concedido en estas semanas?

–La única en todo el año –siento que la entrevista está a punto de quebrarse.

–¿No se siente un poco privado –le pregunta mi amigo Luis Bullón, que hasta el momento no había intervenido–de cosas que quiere hacer, como portarse como un mortal corriente?

–Yo me comporto como un mortal corriente cuando estoy de incógnito –responde Julio Ramón sonriendo.

–¿En París –vuelve a intervenir Luis Bullón–se siente más cómodo?

–Ah, en París, claro, nadie me conoce –replica Julio Ramón.

–Pese a que Alfredo Bryce –le digo–se fue de París a Barcelona porque lo molestaban mucho.

–Sí –dice Julio Ramón–, pero igualmente lo van a molestar allá en Barcelona. Incluso ya dejó Barcelona, ahora está en Madrid.

–La emigración a París –le digo–¿no le parece que es un signo del fracaso cultural de América Latina?

–No, no creo –dice Julio Ramón, mientras gasta unas bromas con la fotógrafa–. Hay muchos escritores y quizá los mejores escritores peruanos nunca han salido de Lima o del país, en todo caso, han viajado poco a Europa. Puedo citar el caso de Martín Adán, quien es, después de Vallejo, el más grande poeta peruano, creo que viajó sólo una vez a Arequipa y Cusco, además ya de viejo. Pero casi no se movió de Barranco o del Larco Herrera. El caso de José María Arguedas es otro. Arguedas es un escritor que ha hecho su obra en el Perú, a pesar de haber vivido en España algunos meses gracias a una beca y a pesar de haber realizado conferencias en Francia, Alemania y otros países. Aunque tuvo influencias bien marcadas del ambiente cultural de otros países, Arguedas ha hecho toda su obra en el Perú.

–De otro lado, ¿le molestaría a usted que lo consideraran filósofo?

–No –dice Julio Ramón.

–¿Se cree filósofo?

–Yo creo que sí. Si me define usted al filósofo como a un hombre que busca la razón de las cosas y, lógicamente, como amante de la Sabiduría, yo creo que sí, sí me gustaría…

–¿Un Platón peruano?

–Un Platón sería un orgullo, una gloria para mí.

–En narrativa peruana, haciendo comparaciones, tal vez usted es un Hemingway y Vargas Llosa un Faulkner.

–¿Un Hemingway?

–Por lo claro y sencillo.

–¿Es un juicio de valores?

–No. Lo que quiero decir es que usted es el polo opuesto, digámoslo así, de Vargas Llosa en la técnica narrativa, como lo fue Hemingway de Faulkner.

–No crea usted. En Hemingway hay una técnica, una gran técnica que no se nota mucho, que no se percibe demasiado. Pero yo no conozco mucho a Hemingway, no lo conozco muy bien. He leído cuentos de él, algunas de sus novelas, no todas, pero quien lo conoce bien es Alfredo Bryce, que es un fanático de Hemingway. Alfredo dice que hay una técnica en la obra de Hemingway de la cual ha aprendido muchísimo.(Breve silencio). Hemingway es un poco un narrador que describe comportamientos, ya que sus personajes están siempre en acción. Hemingway no se pone a explicar lo que piensa un personaje, nunca, sino los hace actuar. Hemingway tiene cuentos geniales, como es el caso de “Los asesinos”. Por ejemplo ahí hay gente que está hablando, haciendo cosas y no pensando. El lector se entera de los personajes por medio de sus actos y no por descripciones. Yo no sé si en Alfredo Bryce se nota esto. Tendría que releer los libros de Alfredo Bryce para ver si hay una presencia de Hemingway, si relata estados del alma o simplemente acciones.

¿El cambiar de temas no cree que le cause menor aceptación dentro de los lectores porque ya no trata generalmente de sus problemas?

–No, no, no. A mí muchas veces me han dicho, amigos y críticos, que por qué no sigo escribiendo cuentos como la primera época, que es lo que le gusta al lector. A mí no me importa, qué voy a hacer yo, yo no voy a escribir para darle gusto al lector.

¿Y los críticos le interesan?

–Me interesan poco. ¿Cómo le puedo decir? Leo libros de crítica, pero sobre los autores que me interesan. He leído una cantidad considerable de libros sobre las obras de Flaubert, Stendhal o Kafka, esos libros sí me interesan un poco, pero que escriban sobre mí, no.

–¿Qué diferencia encuentra entre los críticos peruanos y los franceses o europeos?

–Yo creo que los críticos peruanos siguen con cierto retraso las tendencias de la crítica europea o extranjera. Lo que está de moda, quiero decir. No citaré nombres, pero hay quienes siguen todavía con el método de Roland Barthes, Georg Luckács, Lucien Goldmann…

–¿De Sartre?

–De Sartre también.

–¿Sartre influenció mucho en usted?

–No.

–¿No? ¿Ni en lo social?

–No.

–¿Ni en lo comprometido?

–No.

–¿Anatole France? –intervino mi amigo Luis Bullón.

–Anatole France probablemente más que Sartre. Anatole France es un escritor que nadie lee ahora, está sumamente olvidado. Pero curiosamente, hay una especie de renacimiento de Anatole France ahora en Francia. Quiero decir que están reeditándose sus libros en colecciones de bolsillo, porque en una época ya no se editaban más. Había que buscarlos en las librerías viejas. Ahora, como repito, ya están saliendo hasta en libros de bolsillo. La gente lo lee con interés porque es un gran escritor, un gran prosista, un hombre como Sartre –si quiere usted–del siglo XIX: muy comprometido con lo social, en su caso con el caso Dreyfus.

–Como lo fue Proust.

–Pero Proust estuvo defendiendo a Dreyfus porque era judío como él, es decir, por razón de consanguinidad.

(Lily Saldaña sigue disparando y Julio Ramón se pone de pie para algunas tomas.)

–Una de las causas del éxito –dice mi amigo Luis Bullón–que tienen sus cuentos se debe a que usted es muy asequible a todo tipo de público, no sólo a uno elitista sino a un público no muy iniciado en literatura. Cualquier lector entiende muy bien y se divierte muy bien con sus cuentos.

–Ah, ya, eso sí. Asequibles son mis cuentos, no yo. No, la verdad, yo también lo soy.

–Tiene un sentido del humor –vuelve a intervenir Bullón–, de la ironía, del absurdo muy especial. Creo que es un don, no se puede aprender eso. Parece que usted tiene eso.

–Sí, en todo caso –dice Julio Ramón–hay un aspecto de mis cuentos, de mis libros, que es muy poco percibido por los críticos y justamente es el humor. Toda la gente me considera un escritor muy sombrío, muy escéptico, muy trágico, es decir, pesimista, cuando hay, yo creo, cosas muy divertidas. Yo me divierto mucho cuando escribo.

(Todos sabíamos que eran los últimos instantes, de manera que le pedimos una última molestia: que, por favor, nos dedicara, a Luis Bullón y a mí, Prosas apátridas; cada uno de los dos había traído un ejemplar. Julio Ramón cogió un bolígrafo y:)

–Debe parecerle –comentó Luis Bullón–muy superfluo este tipo de ceremonias. ¿De repente usted lo hizo de joven?

–Ah, sí, sí. Yo tengo dedicatorias importantísimas.

–¿Cómo cuáles?

–Tengo libros dedicados por John Steinbeck, Samuel Beckett, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar.

¿Y de los peruanos? –dije.

–De los peruanos, todos.

–¿Fue una broma eso de que el libro autografiado por Ciro Alegría lo cambió por cigarrillos? –dijo Luis Bullón.

–Ah, sí, eso lo cuento en “Sólo para fumadores”. Fue una exageración mía. (Sonríe).

–Estaba muy gracioso –dijo Bullón–. Le tuvo que aumentar el teatro de Antón Chéjov. (Julio Ramón está dedicándonos sus libros). ¿Últimamente tiene interés personal por algún escritor? –agregó Bullón–. Milan Kundera, de repente, ¿ha leído algo de él?

–Sí.

–¿Qué le parece? –dijo Bullón.

–Es bueno, eh. Aunque un poquito manierista.

–Sobre la muerte de Graham Greene, ¿qué puede usted decir? –le pregunté.

–Nada. (Pausa). La otra vez me preguntó por teléfono, hasta París, un grupo de periodistas: “Oiga, ¿qué opina usted sobre el Premio Nobel concedido a Octavio Paz?”. (Gestos con las manos). No pienso nada, dije. (Risas). ¿Para qué? ¿Que quieren que diga? “¿Ah, qué suerte, es un alto honor para América Latina?”. Tonterías.

–¿Guarda aunque sea –dijo Bullón–una pequeña esperanza de que a usted lo reconozcan con ese premio?

–No, está muy difícil.

–¿Alguna vez –volvió a preguntar Bullón–lo pensó como posibilidad, aunque sea muy remota?

–No, con recibir el Premio Nacional de Literatura es suficiente.

–¿Y el Asturias? ¿Y el Cervantes? –le dije.

–No, no creo. (Breve silencio). Bueno, muchachos, creo que eso es todo.

Julio Ramón Ribeyro había hecho hablar al mudo. Era el momento de despedirnos. Le agradecimos sus atenciones. Sentí una fuerte emoción, inolvidable, cuando estreché su mano y cuando lo vimos cerrando amable, cortésmente la puerta de su departamento. Más tarde, cuando viajábamos en el automóvil del diario, con el corazón grande y alegre, abrí las Prosas apátridas y leí: “A Jorge Coaguila, que me atormentó durante horas con preguntas para una publicación en El Peruano, muy cordialmente, Julio Ramón”.

1991

Tomado de: http://julioramonribeyro.blogspot.com/2009/05/dos-conversaciones-con-julio-ramon.html

Julio-Ramón-Ribeyro

(Entrevista)

UNO

–¿Por qué se muestra reacio frente a los periodistas, señor Ribeyro?

–En realidad por dos motivos: el primero es que la mayoría de periodistas que vienen a entrevistarme no saben nada de literatura. El segundo, porque creo que ya lo dije todo, porque siempre vienen con las mismas preguntas. Estoy cansado de responder a lo mismo: ¿y cómo escribe usted?, ¿por qué escribe usted?…

–Pero son muchos los jóvenes que no tienen la oportunidad de leer las entrevistas que le hicieron hace muchos años.

–Es cierto. Lo mejor sería que se publicaran en un libro; porque tengo tantas entrevistas, algunas en revistas o publicaciones que ya desaparecieron. Una vez una sobrina me enseñó pilas de recortes…

–Este libro que dice ¿por qué no lo publica con un solo periodista que le pregunte de todo?

–Pero para qué, si hay entrevistas, si lo dicho está ahí.

–Pero, a veces, usted cambia de ideas.

–Ah, bueno, eso es un riesgo.

–Por ejemplo, usted, un tiempo quería escribir una novela innovadora. Confesaba que pretendía: “Escribir una novela de vanguardia, con carácter experimental, destinada a fraguarme un nuevo lenguaje y una nueva forma de expresión”. Tenía esa intención.

–Ah, claro, esa es una entrevista que me hicieron en 1960 para La Gaceta de Lima. Vea usted la cantidad de años que han pasado, 1960, estamos en 1991, treinta y un años.

–Deben ser miles las entrevistas que ha concedido.

–No, miles ni hablar. Serían cien, digamos, o quizás un poco más.

–Entonces miles las rechazadas.

–Sí. (Risas).

–Además de ello, usted evade la publicidad.

–Porque no me gusta promocionar un libro por todo el mundo luego de publicarlo. En ese sentido no me siento tan presionado por mis editores como lo están Alfredo Bryce y Mario Vargas Llosa.

–¿Se considera usted un solitario, un lobo estepario, entonces?

–No, si no no tendría esposa ni hijo. Aunque, claro, no tengo tantos amigos como Alfredo Bryce, por ejemplo. No se imagina la cantidad de amigos que tiene por todas partes, amigos que lo adoran.

–¿No le resulta paradójico que usted, el menos publicitado, tenga la mayor preferencia del público lector?

–Pues no sé. Tal vez se debe a que las personas que me leen encuentran muy suya esa atmósfera de frustración, de desadaptación, de marginalidad que caracteriza a mis relatos. Acaso porque los lectores sufren los mismos chascos y humillaciones, acaso porque en mis cuentos no hay vencedores.

–Sin embargo, en sus narraciones últimas usted ha cambiado de temas. ¿No cree que esto haya causado el decaimiento de estos últimos cuentos?

–No creo, la temática ha cambiado, claro, porque los otros temas los había tratado. Los argumentos que trabajo actualmente ya no son esos asuntos candentes, de enorme gravedad, sino más reflexivos. De otra parte, no creo que estos últimos cuentos estén mal escritos, por el contrario.

–Con respecto a su técnica ¿no cree que le faltó Faulkner para tener mayores perspectivas?

–La verdad, no he leído a William Faulkner, o más bien lo poco que he leído de él me resultó sumamente pesado. Y no me avergüenzo de decir esto. Lo peor, en este caso, sería mentir y decir que lo he leído.

–Faulkner, en su momento, fue un autor que debían leer los jóvenes escritores. ¿Cuál o cuáles cree que deben leerse ahora?

–No sé. No leo los libros de moda.

–Hace algún momento se refirió a la frustración. ¿No se considera usted una persona frustrada?

–No, porque he realizado lo que he querido. Yo he querido viajar a Europa, publicar libros, casarme con la mujer que quiero, tener un hijo, tener una casa en Barranco y otra en Europa, y lo he conseguido. No, no me siento frustrado. Aunque no puse en estas cosas el empeño que otros ponen.

–¿Cuál es su mayor orgullo, entonces?

(Breve silencio). Ser reconocido por algunas personas cuando camino, por una parejita de enamorados y que diga: “Mira, ese es Ribeyro”. Por el mozo del hotel Bolívar, por un chofer de taxis. (Nueva pausa). Siento cierta satisfacción.

–Aunque, lo leía por ahí, usted desearía pasar desapercibido. ¿No hay algo contradictorio en lo que dice?

–Bueno, me gusta pasar desapercibido, pero me halaga ser reconocido. ¿Cómo se puede entender esto? Yo preferiría, en todo caso, pasar desapercibido.

–¿A usted, cuando era joven, no le agradaba o trataba de conocer a los escritores que tenía a su alcance como Ciro Alegría, José María Arguedas…?

–No, nunca.

–Sin embargo, más tarde, conoció a Borges.

–¿Cómo sabe?

–Lo leí en una revista de los años sesenta. Había allí una entrevista a Borges, que había ido a Alemania, adonde fue usted también.

–Sí, fue en el año 1964. Fui invitado, como muchos otros escritores, al Congreso por la Libertad de la Cultura. Ahí también se encontraban Miguel Ángel Asturias, Guimarães Rosa, Eduardo Mallea, Günter Grass, Ciro Alegría y Roa Bastos. (Toca su rostro con la palma derecha). Recuerdo que había dos bandos: uno con Borges y el otro con Asturias. Mientras Asturias se ponía a hablar de literatura comprometida, Borges, en cambio, hablaba de la estética y no le hacía caso. Asturias era un demagogo. Todo esto es muy gracioso, ¿no?

–¿Y usted a qué bando iba?

–Un rato estaba en una mesa y otro rato en la otra. Recuerdo también que por esa fecha llegó un cable que decía que la novela de Vargas Llosa La ciudad y los perros había sido quemada en el patio del Colegio Militar. Enterados, Roa Bastos y yo redactamos una protesta por ello y firmamos todos los escritores presentes. Es el único documento en donde aparecen juntas las firmas de Borges y Asturias. Pero este documento no se hizo público porque Mario dijo que no había necesidad.

–Usted también ha firmado otros documentos, incluso políticos. Leí uno en que usted aparece firmando con Sartre, Simone de Beauvoir, Vargas Llosa y otros contra el apresamiento de Hugo Blanco.

–Puede ser, he firmado tantas cosas que ni sé lo que he firmado. A veces cuando todo estaba ya redactado y venían a mí a que yo firmara, yo no podía hacer nada porque mi nombre estaba en la lista, entonces aceptaba no más por amistad. (Sonríe).

–En todo caso a usted siempre se le vincula con la izquierda.

–No soy izquierdista, aunque he tenido actitudes y acciones izquierdistas. Por ejemplo, apoyé a la guerrilla del 64, de Javier Heraud, o a la guerrilla del 65, de Guillermo Lobatón, Paul Escobar y otros. Me acuerdo que en París, Guillermo Lobatón dijo que había llegado el momento de la decisión: que quiénes iban a la lucha. Todos levantaron la mano, menos yo. (Sonríe nuevamente). Pero qué iba a hacer; yo no tengo espíritu de soldado. No obstante, Guillermo Lobatón, que además fue mi compañero en la Universidad, me dijo: “No te critico, podrás servir aquí”. Eran más o menos treinta los que levantaron la mano, pero era por pura figuración, ya que al final sólo fueron cinco, los cinco que murieron. Los otros levantaron la mano sólo para hacerse los machos.

–¿Y qué hizo en Mayo del 68?

–Bueno, en ese entonces estaba trabajando en la France-Presse, y tenía que ir al trabajo en medio de una huelga general. No había metro ni autobuses ni taxis, por lo que tuve que ir a pie hasta la oficina, pese a la huelga. En el camino todo era un caos, agitaciones y marchas estudiantiles por todas partes, la policía que me detenía a cada rato para que le mostrara mis documentos. Fue terrible.

–Cierto sector, también, lo vinculó al aprismo cuando recibió la Orden del Sol.

–Y eso qué, ¿soy aprista?

–No, le digo que las críticas fueron duras.

–Ah, sí, alguien dijo por ahí que arrojara la medalla.

–Dígame, señor Ribeyro, ¿por qué usted, que tenía tantos amigos en la Universidad de San Marcos, no estudió allí?

–Porque en la Católica el ambiente era más tranquilo, sin huelgas, con poca política. Si yo frecuentaba La Casona era para hacer amigos y conversar luego con ellos en los bares. De ese grupo éramos Washington Delgado, Eleodoro Vargas Vicuña, Alberto Escobar, Carlos Eduardo Zavaleta, Alejandro Romualdo, Pablo Guevara, Francisco Bendezú, Pablo Macera y Carlos Germán Belli, a quien no le gustaba mucho el trago. En cambio la Universidad Católica era muy seria para mí.

–¿Estudió en la Católica pese a que tiene un antepasado suyo como rector de la Universidad de San Marcos?

–Tengo dos, mi bisabuelo y mi tatarabuelo. Sí, pese a eso, pero creo que lo poco que he aprendido ha sido en Europa.

–¿Desencantado con la patria? ¿Por qué continúa viviendo en París?

–Porque allá viven mi esposa, mi hijo, que es de nacionalidad francesa; porque allá vengo viviendo desde hace treinta años.

–¿Ya encontró la playa en el Perú para vivir algún tiempo en ella?

–No, todavía la sigo buscando. (Sonríe).

–De otro lado, usted plasmó la gente de una generación. Hoy es otra cosa, tal vez la gente de esta generación requiera su voz.

–Esta Lima me demandaría mucho tiempo, sabe, tendría que vivir aquí nuevamente. A esta Lima la conozco de manera superficial, de modo que esto no sería posible, además tengo ahora otros temas.

–Como miembro del jurado del concurso de cuento Juan Rulfo ¿cuál es el balance de la actual narrativa hispanoamericana?

–Bueno, le diré que hay muy buenos cuentos, excelentes cuentos, excelentes cuentos a la altura de cualquier escritor consagrado. Pero hay un hecho curioso, el 50 por ciento –de los dos mil o tres mil trabajos que se presentan–son de escritores argentinos, a quienes les siguen los mexicanos y los colombianos. Aunque, en una oportunidad, ganó el peruano Rodolfo Hinostroza, quien precisamente no es narrador sino, más bien, poeta.

–¿Cómo es el caso con el concurso “El cuento de las mil palabras”?

–Bueno, el año anterior estuve como miembro del jurado y le puedo decir que el concurso no tuvo tanto nivel como los anteriores. Lo mismo aceptaron los demás miembros del jurado.

–Finalmente, señor Ribeyro, ¿cuándo aparece el tan esperado cuarto volumen de La palabra del mudo?

–No lo sé. También Carlos Milla, mi editor, me lo está exigiendo. Lo que pasa es que yo quiero que se imprima con la misma calidad de papel, formato y carátula con que se imprimieron los otros tomos. Lo que actualmente es difícil. Así es que estamos en tratos. Espero que salga pronto, porque ya tengo el material casi listo.

1991

Tomado de: http://julioramonribeyro.blogspot.com/2009/05/dos-conversaciones-con-julio-ramon.html